El cliente paga mensualmente una cuota y a cambio, ofreces un coste por servicio más reducido.

Ejemplo: En clínicas de fisioterapia en lugar de cobrar 30 € por sesión, cobras 10 € de cuota mensual y 10 € por sesión. De esta forma consigues ingresos fijos, tus clientes acuden más y aumentas los beneficios.  

María Teresa Rollón GutiérrezTarifa plana con coste por servicio reducido